ZumbaⓇ Fitness en la salud del trabajador: ¿Es útil?

Por: Alfredo Covarrubias-Gómez, Méd. Esp., L. N., Inst. Fís. Gpal.

Slide3

1. Obesidad en México

El sobrepeso y la obesidad se han reconocido actualmente como un reto de salud pública al que se enfrenta la humanidad. Este problema de salud se ha incrementado en frecuencia no sólo en países desarrollados sino también en aquellos en vías de desarrollo. El incremento excesivo en el peso corporal incrementa el riesgo para padecer enfermedades crónico-degenerativas; así como, los costos asociados a la atención en salud (1).

Se ha documentado que México presenta una elevada prevalencia mundial en obesidad; la cual, es diez veces mayor a la observada en Japón y Corea. El problema de salud que representa la obesidad en México: (i) incluye a la población de adultos y a la infantil, (ii) el sobrepeso es mayor en hombres mientras que la obesidad es mayor en mujeres, (iii) hasta el 2012 se identificaron 26 millones de personas con sobrepeso y 22 millones de obesos (1).

Esta serie de eventualidades convierten en mandatoria la necesidad de implementar estrategias de acción que sean costo-efectivas enfocadas a la prevención y eventual control de la obesidad en niños, adolescentes, y adultos en la República Mexicana. Entre estas medidas la Secretaría de Salud implementó una campaña enfocada a eliminar el consumo de refrescos y alimentos no-saludables de escuelas y centros laborales gubernamentales (2).

2. Efectos de la obesidad sobre el riesgo metabólico

Se ha propuesto que personas que tienen un Índice de Masa Corporal mayor de 40 m/kg2 (obesidad grado 3) presentan un incremento en el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, hipertensión arterial, diabetes mellitus, dislipidemia, algunos tipos de cáncer, neumopatías, alteraciones biomecánicas y locomotoras, depresión, y trastornos varios de la alimentación (3, 4).

3. Impacto del ejercicio y la actividad física sobre la obesidad

Se ha demostrado que la actividad física y el ejercicio tienen favorecen un decremento en el Índice de Masa Corporal, el Riesgo Metabólico, los valores de lípidos en sangre, y la resistencia a la insulina (5). Más aún, en el individuo obeso la inflamación sistémica crónica, la sobrecarga mecánica, y un incremento en la respuesta autonómica se asocian al incremento en la prevalencia del dolor crónico en ese grupo poblacional. En ellos, se ha propuesto que la reducción de la grasa abdominal promueve una disminución en los marcadores inflamatorios que participan en el proceso nociceptivo; de tal forma, que el ejercicio y la actividad física pueden favorecer que la presencia de dolores crónicos disminuyan (6).

4. Actividad física en el ámbito laboral

Las actividades de la vida contemporánea condicionan que la mayoría de los adultos no realice una actividad física adecuada. Diversos meta-análisis acerca de la promoción de la actividad física en el ámbito laboral han mostrado efectos significativamente positivos sobre la conducta del sujeto hacia la actividad física y el ejercicio; de igual forma, identifican una mejoría en los niveles de lípidos en sangre, las medidas antropométricas, y la asistencia y el estrés laboral (7-9).

En otro metanálisis se observa que la promoción de la actividad física en el ámbito laboral aunado a intervenciones sobre la conducta nutricional reducen significativamente el peso, el Índice de Masa Corporal, y el porcentaje de gras corporal (10). De tal forma que se ha identificado una asociación positiva entre la actividad física y la salud psicosocial de los trabajadores principalmente en esferas como la «Calidad de Vida» y Bienestar Emocional (11). En este sentido algunos autores han descrito la necesidad de construir «Conciencia de Salud» en los trabajadores y empleadores para lograr contar con una fuerza laboral competitiva, productiva, y sana (12).

5. Beneficios en salud asociados al programa de ZumbaⓇ Fitness

El programa de acondicionamiento físico aeróbico con música inspirada en «Ritmos Latinos» denominado ZumbaⓇ Fitness fue creado en Colombia a mediados de la década de los noventas por Alberto «Beto» Pérez. Se estima que tal actividad física es practicada por 14 millones de personas, en 110,000 locaciones, en 150 países; siendo calificada en noveno lugar del listado mundial de tendencias deportivas del 2012 (13).

Se ha documentado que este programa promueve obtener un ejercicio aeróbico óptimo al considerar la Guías de Recomendación del Colegio Americano de Medicina del Deporte (American College of Sports Medicine) (13-15). De igual forma se ha identificado que puede ser aplicado para mejorar el bienestar, el acondicionamiento aeróbico, y la función neuromuscular (16); es de fácil realización y mantiene la adherencia; reduce significativamente los estados hipertensivos, los niveles sanguíneos de triglicéridos (17), favorece la pérdida de peso corporal (-1.05 ± 0.55kg, p < 0.05) y de grasa corporal (-1.2 ± 0.6%, p < 0.01) (18), y reduce la duración e intensidad del dolor en cuello (19).

De la mano a los potenciales beneficios alcanzados con esta actividad física se han documentado algunos eventos adversos que incluyen oclusión arterial periférica asociada al calzado deportivo tipo «sneakers» (20); y lesiones en rodilla, tobillo/pie, hombro, codo, espalda baja, cuello, muslo y pierna que se han asociado al número de clases por semana (más de cuatro) y que presentan una frecuencia similar a las observadas en otros programas de acondicionamiento físico con música (21).

6. Referencias

  1. Dávila-Torres J, González-Izquierdo JJ, Barrera-Cruz A. Obesity in Mexico. Rev Mex Inst Mex Seguro Soc. 2015; 53: 240-249.
  2. Barquera S, Campos I, Rivera JA. Mexico attempts to tackle obesity: The process, results, push backs and future challenges. Obes Rev. 2013; 14 (Suppl. 2): 69-78.
  3. Livhits M, Mercado C, Yermilov I, Parick J, Dutson E, Mehran A, et al. Behavioral factors associated with successful weight loss after gastric bypass. Am Surgeon 2010; 76: 1139-1142.
  4. Pinheiro A, Freitas S, Corso A. Uma abordagem epidemiologica da obesidade. Rev Nutr 2004; 17: 523-533.
  5. Taghian F, Zolfaghari M, Hedayati M. Effects of Aerobic Exercise on Serum Retinol Binding Protein 4, Insulin Resistance and Blood Lipids in Obese Women. Iran J Public Health. 2014; 43: 658-665.
  6. Paley CA, Johnson MI. Physical Activity to Reduce Systemic Inflammation Associated with Chronic Pain and Obesity: A Narrative Review. Clin J Pain. 2015. [Epub ahead of print]
  7. Conn VS, Hafdahl AR, Cooper PS, Brown LM, Lusk SL. Meta-analysis of workplace physical activity interventions. Am J Prev Med. 2009; 37: 330-339.
  8. To QG, Chen TT, Magnussen CG, To KG. Workplace physical activity interventions: a systematic review. Am J Health Promot. 2013; 27: e113-e123.
  9. Schröer S, Haupt J, Pieper C. Evidence-based lifestyle interventions in the workplace: An overview. Occup Med (Lond). 2014; 64: 8-12.
  10. Verweij LM, Coffeng J, van Mechelen W, Proper KI. Meta-analyses of workplace physical activity and dietary behaviour interventions on weight outcomes. Obes Rev. 2011; 12: 406-429.
  11. Brown HE, Gilson ND, Burton NW, Brown WJ. Does physical activity impact on presenteeism and other indicators of workplace well-being? Sports Med. 2011; 41: 249-262.
  12. Loeppke RR, Schill AL, Chosewood LC, Grosch JW, Allweiss P, Burton WN, Barnes-Farrell JL, Goetzel RZ, Heinen L, Hudson TW, Hymel P, Merchant J, Edington DW, Konicki DL, Larson PW. Advancing workplace health protection and promotion for an aging workforce. J Occup Environ Med. 2013; 55: 500-506.
  13. Luettgen M, Foster C, Doberstein S, Mikat R, Porcari J. Zumba®: Is the «fitness-party» a good workout? J Sports Sci Med. 2012; 11: 357-358.
  14. Otto RM, Maniguet E, Peters A, Boutagy N, Gabbard A, Wygand JW, Yoke M. The energy cost of Zumba exercise. Med Sci Sports Exercise. 2011; 43: S329.
  15. American College of Sports Medicine. Guidelines for Exercise Testing and Prescription. Baltimore (USA). Lippincott, Williams & Wilkins. 2010.
  16. Donath L, Roth R, Hohn Y, Zahner L, Faude O. The effects of Zumba training on cardiovascular and neuromuscular function in female college students. Eur J Sport Sci. 2014; 14: 569-577.
  17. Araneta MR, Tanori D. Benefits of zumba fitness among sedentary adults with components of the metabolic syndrome: a pilot study. J Sports Med Phys Fitness. 2014 Jun 12. [Epub ahead of print].
  18. Krishnan S, Tokar TN, Boylan MM, Griffin K, Feng D, Mcmurry L, Esperat C, Cooper JA. Zumba® dance improves health in overweight/obese or type 2 diabetic women. Am J Health Behav. 2015; 39: 109-120.
  19. Barene S, Krustrup P, Holtermann A. Effects of the Workplace Health Promotion Activities Soccer and Zumba on Muscle Pain, Work Ability and Perceived Physical Exertion among Female Hospital Employees. PLoS One. 2014; 9: e115059.
  20. Inouye J, Nichols A, Maskarinec G, Tseng C-W. A Survey of Musculoskeletal Injuries Associated with Zumba. Hawai’i J Med Public Health. 2013; 72: 433-436.
  21. Notarnicola A, Maccagnano G, Pesce V, Tafuri S, Leo N, Moretti B. Is the Zumba fitness responsible for low back pain? Musculoskelet Surg. 2015 Apr 23. [Epub ahead of print].

Publicado por

Alfredo Covarrubias-Gomez

Médico Cirujano especialista en Anestesiología con alta especialidad en Medicina del Dolor y postgraduado en Cuidados Paliativos. Entrenador Físico Grupal especializado en baile aeróbico. Licenciado en Nutrición Aplicada

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s